martes, 9 de junio de 2009

¿Cómo definirías la palabra decepción?

Un día en el mundo. Uno de esos días que no deberían existir. Se supone que hoy la libertad llegaba y las puertas del verano quedaban entreabiertas. Pero, por ahora, la sensación no ha cambiado.

Noche en vela, de reflexión, llegando a conclusiones a las que debía haber llegado hace mucho tiempo. Es triste que tengan que pasar ciertas cosas para darte cuenta de quién es realmente la persona con la que has compartido varios años de tu vida. Día a día, decepción tras decepción.

La mayor sensación que puedo llegar a experimentar es conocer a una persona y descubrir, con el tiempo, que forma parte de mi vida, que es necesaria para mí. Pero, las peores sensaciones pueden sorprenderte cuando menos te lo esperas.

Supongo que tarde o temprano tenía que pasar. Ahora era el momento y no hay vuelta atrás.
Lo único que me queda es desear que sea la última vez, porque cada vez que pasa, una parte de mí se deteriora.

Lo único que me queda es agradecer a esas personas que están ahí, que consiguen sacarte una sonrisa y que, espero, no me decepcionen nunca.

Un día en el mundo en el que sólo quieres dormirte y desear que al día siguiente nada de esto haya pasado.

4 comentarios:

  1. Decepciones habrá siempre, y casi siempre, son de quien menos te lo esperas(de ahí que duelan tanto)
    Lo que cambia es la forma en la que sales de ellas, la gente que queda, la que se va...
    En realidad, todas esas cosas pasan para que cuando llegue gente apropiada, sepas apreciarlo.


    :)

    ResponderEliminar
  2. Sabes que tienes gente que al menos intentará no decepcionarte nunca.

    ResponderEliminar
  3. Es una de las sensaciones más duras, la decepción de una persona a la que conoces de hace tanto tiempo y a la que puedes llegar a querer tanto...Y lo más duro no es que te decepcionen, sino aceptarlo y tomar medidas.
    Eres una gran persona, Carlos, y no te mereces que nadie te haga eso. Pero si pasa, es por algo, porque no tienes que tener gente así cerca tuyo.
    Yo, mientras tanto, estaré aquí siempre, y espero no decepcionarte nunca. Porque si tienes una gran altura, tu corazón va en proporción.

    ResponderEliminar